Infografía: ¿Entras o te vas?

El formato, el modo en el que enviamos la información, es una de las herramientas básicas del éxito o el fracaso de la comunicación. Una parte importante del trabajo de los que nos dedicamos a esto de transmitir es, no ya sólo saber lo que transmitimos, sino por dónde es más eficaz hacerlo y en qué base o formato.

Hasta aquí, la primera lección de la primera clase del primer curso de periodismo. No hemos descubierto la pólvora.

Sigamos con los formatos. Sin querer entrar a nombrarlos, a todos se nos vienen a la cabeza dos o tres formatos por los que, tradicionalmente, nos llega la información. Son los que están, los que han estado siempre y los que, probablemente, siempre estarán.

Por eso nos salen solos.

Ahora tiremos el mismo tiro pero enfoquémonos en las Redes Sociales. ¿Qué formatos son los mejores para transmitir información? ¿Para comunicar? Si pensamos en Internet (me encanta decir “la internet”, pero me da reparo), creo que todos tenemos claro cuál es el más viral, el que más acerca emisor con receptor…

El vídeo: El Aga Khan de la viralidad
Exacto. El vídeo. El gran agitador. El owner. El que apela a nuestra intención antes casi de llamar a nuestra atención y que puede hacer que, compulsivos del click como somos, nos quedemos delante de una pantalla de ordenador sin mover un dedo el tiempo que él quiera.

Es el amo del calabozo. El Zuckerberg de la viralidad. Datos de su poder viral los vais a encontrar en todas partes, no voy a rebuznar en lo mil veces redundado. Pongo un ejemplo y ya: El último vídeo (penúltimo, seguro que ya hay otro vídeo corriendo. Eso es así) que ha corrido de punta a punta del planeta en un nada y menos. El del bebé que llora cuando lo separan de su madre ¿Os suena? Seguro que sí. ¿Que no? Es éste.

Como veis en el pantallazo de abajo, fue publicado el 19 de febrero. Yo estoy escribiendo este post un 28 de febrero y el vídeo tiene 2.867.066 visitas y 1.026 comentarios. Id y comprobad sus cifras ahora que leéis. Os espero…

vídeo bebé madre llora

 

¿Es, o no es el vídeo el Aga Khan de la viralidad? Estamos de acuerdo.

Pero hay otro formato que viene pegando fuerte desde hace unos pocos años y que, tras el boom, parece que viene para quedarse. La infografía.

Informational Graphics, con esto te lo digo todo
Los marketeros se pasan la vida estrujando meninges (propias y ajenas, los que estáis en sus equipos sabéis de lo que hablo) para llegar al cliente target de su marca con la fórmula mágica del diferente, claro y directo.

Y eso es la infografía. Etimológicamente ya nos cuenta sus intenciones… “información gráfica” o “gráficos informativos” (en este caso, “grafía” no se traduce como “escritura”, ya que el término profesional viene traducido del inglés “Informational Graphics”), pero la clave de su éxito es que este formato –que no es nuevo, ojo, en los años 80 ya era muy popular en algunos medios de prensa estadounidense- le viene al pelo a las tendencias marketeras de nuestro tiempo.

A tiempos big data, comunicación big data
La infografía es hoy lo que es, o eso creo, porque une y contiene tres conceptos básicos para la comunicación y el marketing actual:
Información, Diseño y Gestión de Big Data.

El formato gana aquí muchas carreras. Tiene muchas ventajas:
-Es asumiblemente (palabro) fácil de componer. Como en todo, cualquiera lo hace… pero ojo, no cualquiera lo hace bien. Abajo os cuento.
-No necesita (salvo excepciones cada vez menos excepcionales; cuidado con los churros, aburren) scroll para mostrar toda la información. Pantallazo y fuera.
-Lenguaje directo. No expliques, expón los datos. Algo que nos metían a fuego en la facultad de Periodismo. Párrafo corto, directo chic@s. Es lo que funciona.
-Fácil de compartir. Sabes que a quien se lo reenvías no le vas a saturar de información. No es un “lee este artículo de fondo y comentamos” sino un “mira esta foto y comentamos”. Rapidez.
-Te da rango de buen curador. Es un punto importante. Le das a tus contactos mucha información en poco tiempo. Te adorarán.

Internetamente hablando…
Bueno, parece que tiene muchas ventajas. Ahora ya sólo falta saber si es moda -Internetamente (¡toma!) hablando- y como tal se marchará, o si ha venido para quedarse. Yo apuesto por lo segundo. Creo que se quedará.

Pero tiene un riesgo. Aparte del de pertenecer a la cultura Internet, donde tempus fugit al cuadrado, tiene el peligro de morir de éxito. Como todo movimiento de masas, las masas creen que vale todo para hacer una infografía. Y por ahí matan el género. Crear una buena infografía, como todo, tiene su técnica, su cómo, su por qué y su para qué. No es llenar una página en blanco con datos y más datos sin ton ni son. Aunque ya haya herramientas que lo hagan (guglead, guglead)…

Yo os dejo una página que no las fabrica pero que contiene una buena recopilación de infografías para que veáis, comparéis y cribéis las buenas de las malas. Se llama LaInfografía.com. Aunque también encontraréis muchas en Pinterest (éste es mi perfil, by the way), una red social que le sienta como un guante a la infografía.

La infogrartista
Buscad, comparad… Pero yo os aconsejo que, por fácil que parezca, no le deis esta responsabilidad al becario. Si realmente queréis mostrar los datos de vuestro negocio o sector, buscad a alguien que os sea útil de verdad, alguien que os saque la idea de la cabeza ya en formato de infografía. Twitter y Linkedin os pueden ayudar a encontrar profesionales de este rango.

Y si no conocéis a nadie… nadia. Nadia Fankhauser (@NadiaFank), domadora de datos, diseñadora gráfica y analista web. ¿Hablábamos de las ventajas de una infografía? Nadia es la infografía humana.

Ella no es infografista. En todo caso, infogrartista. Pero se le queda pequeño el término. No me hagáis caso a mí. Mirad su web, su Tintedigital y valorad por vosotros mismos.

Sólo me fastidia una cosa de ella, que su trabajo se vende solo, no necesita mi contenido para vender su marca… ¡Me da una rabia!

Sí, sí, el contenido vende marca, y productos, y servicios… Tiene su técnica… y hasta su nombre. Se llama Marketing de Contenidos y me dedico a eso… Escríbeme y te cuento lo que quieras.

A mis amigos en Navidad

Imagen

Es el momento del recuerdo y del recuento,
del me perdí y no te encuentro,
de este año en movimiento que avanza por no frenar.
Y aquí he ido a parar y no paro de pensar,
que en este mismo momento,
a un momento de parar,
al Gallo le han regalado,
más de lo que le pidió al azar.

Y aunque el alambre sigue vibrando,
ya estoy más que acostumbrado,
que vivir al aire no es malo,
si un momento insospechado,
te hace vivir de verdad.

De lo lineal seguiré huyendo, 
hasta otra lejana edad,
que entre cuentos y reencuentros,
este año he estado contento,
y no lo quiero cambiar.

Solo queda desearos,
amigos de mi felicidad,
que el aire nos mueva juntos,
que no nos deje parar.
que sin vosotros no hay alambre,
ni aire libre, ni recuerdos…
ni regalos al azar.

¡¡¡FELIZ NAVIDAD!!!

 

Pepe Sancho.

Ya sé, ya sé que llevo mucho sin contaros nada. Pero hoy me apetecía este homenaje.

El gran Pepe Sancho

…adaptando un discurso de la película El Gran Dictador, de Charles Chaplin.

De tú Antoñito, de tú…

Versos de hilo y dedal

Si te ponen delante dos puertas traseras,
y tu hocico se revuelve a mirar el portal.
Si quieren comprar lo que tú no vendes,
y el astuto pretende ponerte bozal.

Si tú grabas a plano continuo,
lo que otros buscan cortar y pegar.
Si desde la calle de agua estancada,
relucen despachos de azul manantial…

Deja que rasguen de tus costuras,
diles que tiren de tu pernal.
Tú saca hilo y aguja,
ajusta a tu dedo el dedal,

que cuando las matemáticas dicen que es imposible,
es que ha llegado la hora
de Volver a Empezar.

De por qué no es bueno comer judías secas y pan todos los días

El vestir es esencial para triunfar. En mi vida son raras las ocasiones en que me he envilecido vistiendo de paisano. Siempre voy de uniforme de Dalí. Hoy he recibido a un joven más bien viejo quien ha venido a suplicarme algún consejo antes de emprender un viaje a América. El asunto me interesa. De modo que me visto de Dalí y bajo a recibirle. Su caso es el siguiente: quiere emigrar a América y triunfar no importa en qué, pero triunfar como sea. La mediocridad de la vida en América le abruma. Yo le pregunto:

-¿Tiene usted costumbres definidas? ¿Le gusta comer bien?

Me responde con glotonería:

-¡Podría vivir comiendo cualquier cosa! ¡Judías secas y pan todos los días y durante años enteros!

-¡Esto es malo! -Le digo pensativo, adoptando un aire preocupado.

Él se asombra. Intento explicarle:

-Comer judías secas y pan todos los días es carísimo. Hay que ganarlos trabajando sin parar. En cambio, si se acostumbra a vivir de caviar y champán, no le costará nada.

Sonríe como un cretino y cree que bromeo.

-¡Nunca he gastado una broma en mi vida! -Le grito en tono autoritario.

De pronto, me escucha completamente anonadado.

-El caviar y el champán son cosas que le ofrecen gratuitamente ciertas señoras muy distinguidas, maravillosamente perfumadas y rodeadas de los muebles más bellos del mundo. Pero para ello, se debe ser todo lo contrario de lo que es usted, quien acude a visitar a Dalí con las uñas de luto, mientras yo le recibo de uniforme. Vaya a trabajar para procurarse judías secas. Es asunto suyo. Además, usted posee la calidad prematuramente arrugada de una judía seca. En cuanto al color verde espinaca de su camisa es, sin confusión pobible alguna, el color que caracteriza a los viejos antes de tiempo y a los fracasados.

(Salvador Dalí. Diario de un genio)

 

“La única diferencia entre un loco y yo, es que yo no estoy loco”.

 

 

Atrás, una habitación cerrada

Cómo empezar a respirar en una habitación cerrada:
Cuando el aire entre por fin por la ventana, quédate quieto, callado, inmóvil, como si no estuvieras. No gesticules. No hagas muecas tontas. No te emociones. No lo ahuyentes. Luego inspira. Mucho. Fuerte. Hasta el límite de tus pulmones.  Ahora suéltalo. Respira. Vuelves a ser tú. Vive. Vuelve. Vuelves…